Son mis textos, fruto de mi imaginación y aunque la mayoría estén narrados en primera persona para nada tienen que ver con mi vida personal, es pura ficción y si alguien se puede sentir identificado en ellos es mera coincidencia.
Solo aquellos que tratan de la localidad de San Martín del Tesorillo tienen un fondo de realidad que trato de sacar a la luz.

.

miércoles, 1 de junio de 2011

EL ESPEJO NO ENGAÑA



¡Dios! ¿Dónde estarán?- Se decía malhumorado.


- Pero si mi mujer los puso aquí, estoy seguro, joder… es que me daba de tortas… el tiempo se me echa encima, ella está a punto de volver, no puedo soportarlo más.

¡Ah! ¡Ahora recuerdo! la última vez que los vi los tenia mi sobrina, los cogió y recuerdo que mi mujer le regañó, pero… ¿dónde los pondría? –

Desesperado, como si la vida le fuese en ello, zarandeó todo el armario y… - ¡Por fin! ¡Aquí están! menos mal, menos mal, menos mal... no podía soportarlo más, ¡Pero qué maravillosos son! - Mirándolos casi con devoción, se los colocó con tanto mimo… que era como si estuviera saboreando un rico helado; se miró al espejo y se maravilló de la imagen que se reflejaba, una sonrisa de satisfacción se dibujó en su rostro, aquel vestido no le hubiese favorecido de no haber encontrado esos preciosos tacones rojos.